y me debes año y medio mucha sangre tu me debes y tu culpa es mi remedio ¡ Sean benditos tus deberes ! y mírame a la cara y atrévete a negarme que conoces tantas camas como historias que contarme. . .